Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

sábado, 26 de abril de 2014

Cómo gestionar los altibajos en tu negocio o profesión

Uno de los principales objetivos de todo emprendedor es lograr unos ingresos estables mes a mes. La estabilidad es algo que todos buscamos tanto a nivel profesional como empresarial. Incluso aunque seamos más inquietos y realicemos cambios a menudo, siempre buscamos cierta estabilidad aunque sea por poco tiempo. No me refiero a pasarnos toda la vida con las misma condiciones inalterables (muchas personas buscan precisamente eso y lo tiene más difícil, porque cambios va a haber sí o sí.)

Una de las cosas que he notado es que todas repetimos ciertos patrones o ciclos muchas veces sin darnos cuenta. Por ejemplo, como me comentaba una clienta hace poco hace poco acerca de mantener la energía en su negocio. A ella le sucedía que trabajaba muchísimo un tiempo para acabar agotada y tener que tomarse un descanso con lo cual las ventas se resentían.

Situación que también puede pasarnos a nivel profesional, trabajar tan intensamente durante un tiempo que luego ya no rendir igual y se resientan nuestros resultados (por no hablar de nuestra salud). Y ahí es donde entran los altibajos, meses de buenos resultados y trabajo y meses o semanas de “bajón”, no hay estabilidad, es una montaña rusa.

¿Y qué pasa cuando tenemos estos altibajos? Cuando llevamos meses sin ingresos o sin clientes o tan cansados que perdemos la motivación. Que aparecen el miedo, las dudas, el estrés, no pensamos estrategicamente y no tomamos las mejores decisiones.

Entonces, ¿qué podemos hacer para superar estas etapas de altibajos o los miedos y dudas que aparecen? 

En mi experiencia, lo que más me ha ayudado con mis dudas y miedos y con los altibajos es:

1. Ser capaz de reconocer y aceptar los ciclos de mi negocio y tener estrategias para seguir adelante.

Porque todos tenemos bajones, ya sea a nivel personal o profesional y no tiene sentido resistirse, como dice el dicho “lo que resistes, persiste”. Lo importante es que te des cuenta de lo que está pasando, que respires hondo y pienses qué vas a hacer para solucionarlo. En lugar de estresarte pensando por qué las cosas no funcionan, por qué este mes no has tenido ingresos, por qué…

Además en el momento en que empiezas a ser consciente de que efectivamente hay unos ciclos que vas repitiendo, que “cada vez que pasa X, yo actúo así” te resulta fácil identificarlos y poner manos a la obra para solucionarlos.

2. Tener un buen plan para evitarlos en la medida de lo posible.

Por ejemplo, en el caso de esta clienta que trabaja intensamente durante ciertos períodos de tiempo y luego se toma un descanso que da lugar a un parón en sus ventas, ¿cuál es la solución? Primero darse cuenta de que ese es su patrón de trabajo y a partir de ahí organizarse bien para trabajar a un ritmo más estable con el que se agote menos y no se resienta (o no tanto) su negocio. Porque es una pena que empeoren tus resultados, tu motivación y tu salud por no ser capaz de organizar bien tus esfuerzos. Pero claro hasta que no te das cuenta no puedes hacer nada al respecto.

Es importante entonces que analices por ejemplo tu último año y reconozcas patrones que se repitan. Puede ser, por ejemplo, que que cada vez que tengas un ingreso grande aparezcan más gastos de lo previsto, o que cuando las cosas van bien te pongas a discutir con tu pareja; o que cada vez que te ofrecen un trabajo bueno haces algo para que no salga bien…

Hay muchas formas distintas dentro de este tipo de comportamiento que no es otra cosa que autosabotaje. No es más que miedo de algún tipo y aunque ahora no vamos a entrar en qué tipo de miedo es (al éxito, al fracaso, a no estar a la altura…), mi objetivo es que te des cuenta cuando suceda, para que la próxima vez que pase sepas reconocerlo y, una de dos:

Aceptes que va a haber un bajón y cuando llegue estés preparada tanto a nivel económico (ahorrar para las vacas flacas) como mental, para no dejarte hundir.

Cambies de estrategia para que no haya un parón tan brusco y las consecuencias no sean tan visibles.

Fuente: Emprendices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada